Archives

Un viaje a Gyeongju

DSC_1334
Has click sobre la imagen para verla completa.

Primero de enero: Debo decir que las fiestas de fin de año no son nada igual a lo que estamos acostumbrados en América latina. Acá en Daegu, donde estuve viviendo, la navidad y el año nuevo son solo unos días mas al calendario. A media noche salen al parque para la cuenta regresiva pero nada mas. No hay cenas familiares, comidas con amigos, nada. Un poco de fiesta nada más.

En fin, decidí agarrar un bus para viajar al sureste del país, a la antigua y famosa ciudad de Gyeongju (En coreano: 경주). El boleto desde Daegu me costo 4900 Won, solo de ida, el cual equivale a $4.5 o Q33. NO tienes que reservar y puedes agarrar el bus desde la terminal Dong Daegu Dongyang (동대구동양고속버스터미널), ya que salen varios durante el día. El trayecto es sumamente rápido y en una hora estarás llegando a la terminal de buses en Gyeongju.

El primer lugar que visité fue Bulguksa (불국사), donde podemos encontrar siete tesoros nacionales de Corea del Sur. Vale la pena pasarse un buen tiempo por todo el templo conociendo y leyendo todo lo que ponen los carteles, los cuales también están en ingles. Por la fecha en la que fui, no tuve qué hacer ninguna sola cola. Apenas y había gente en el templo.

DSC_1343

Por la tarde fui a conocer las casas tradicionales, las cuales se encuentran en una aldea estilo Hanok llamada Gyeongju Gyochon Village (경주 교촌마을). Muy tranquilo todo, casi ningún visitante y con algunas de las tiendas cerradas. Es un buen lugar para tomar café y esperar la noche, pues la iluminación por la noche es hermosa.

DSC_1359
Gyeongju Gyochon Village
DSC_1370
¡Chulada de noche!

Hay algo que tienen que probar al venir acá. Es el famoso y tradicional pan de Hwangnam (황남빵). Este postre local consiste en pequeños bollos de pan rellenos de frijol rojo y un toque bastante dulce. Eso sí, NO son baratos. La caja de 20 unidades me costó 14,000Won, que vienen siendo 12USD o Q95.00 aproximadamente.

También puedes encontrar bastantes restaurantes muy tradicionales donde puedes darte un banquete con unos 8,000Won. No se si los precios subirán durante la primavera o el otoño pero en invierno, seguro que encuentras gangas.

Pan dulce de frijol rojo
Mira que festín! 8,000Won y comen 2 personas.

Isaac El Jinete

Hacía calor, mucho más de lo normal, y en el pueblo de Ventarrie aún no terminaba la temporada de recolección. Este pequeño pueblo, ubicado casi en el centro de la región boscosa de Vantaiveria, se conocía por la deliciosa miel que recolectaban previo al matador invierno. Esta recolección se daba durante tres meses y usualmente solo a los mayores de veinte años se les permitía aventurarse en el bosque. Lo hacían en grupos de cuatro, todos con un líder experimentado, y se consideraba un trabajo extremadamente peligroso. Al final de la recolección solían llenar carromatos con frascos de miel para llevarlos a la fortaleza de Migny, al sureste del pueblo, donde el señor de Vantaiveria se las intercambiaría por alimentos para sobrevivir el invierno y claro, unas cuantas monedas de oro, dependiendo de la cantidad de miel que llevaran.

Ya se acercaba el final de la temporada de recolección y lo que menos había era señas del invierno. Una tarde, el pequeño Isaac terminó su trabajo como ayudante en el almacén de miel. Agarró su bolsa, se cambió de camisa y salió con prisa hacia su casa, pues aún quedaban rayos de sol que lo acompañarían en su viaje de regreso. Pues Issac, con tan solo catorce años de edad, le daba miedo el camino dominado por la noche. — ¡Nos vemos mañana, pequeño!  — le gritó el viejo Bock, encargado del almacén. — y corre bien, que los lobos no descansan. — dijo bromeando.

Isaac llegó a casa, sudado, pero con una gran sonrisa en su rostro. — Ya vine mamá! — dijo mientras cerraba la puerta. No recibió ninguna respuesta. Subió a su habitación, se quedó en calzoncillos y salió al pozo a tomarse un baño para refrescarse. — ¡Isaac! La cena esta lista. Apresúrate y ven a comer antes que se enfríe. — le gritó su mama por la ventana. Isaac se secó y entró directo a la cocina. — Gracias por la comida mamá. Este estofado huele delicioso. — dijo al sentarse en la mesa. — Que lo disfrutes hijo, has trabajado duro otra vez, ¿verdad? — respondió la mama mientras se sentaba frente a Isaac. — Sí mamá, pero la temporada de recolección ya está terminando y podremos descansar durante todo el invierno. Además, alguien tiene que poner los alimentos en la mesa, ¿no? — añadió. La mamá, con mucha nostalgia, vio directo en los ojos de Isaac y vio a su difunto padre. —Ay dios, un niño de catorce años no debería de estar trabajando — se dijo a sí misma. Su corazón se llenó de lágrimas y recordó cómo los ancianos le prohibieron trabajar por ser mujer, incluso después de enviudar. Era una de las estúpidas reglas de Ventarrie. Las mujeres solo podían dedicarse a sembrar en las pequeñas parcelas de sus casas y a alimentar a las mulas de los establos. Solo los hombres podían ir a recolectar miel, pues creían que era un trabajo para los “seres con pelo en pecho”. Pero no siempre fue así… 

—¿Está todo bien mamá? —dijo Isaac, pues la vio perdida en sus pensamientos. — Si, solo que estas tardes de mucho calor me recuerdan a una historia que me contaba mi madre hace tiempo, cuando aún era una niña. ¿Te gustaría escucharla? — le dijo a Isaac mientras se llevaba un cucharón de estofado a la boca. — Tú sabes que amo las historias, madre. Cuéntala de principio a fin, toda mi atención será tuya, doy fe de ello. — respondió Isaac con una gran curiosidad en su rostro. — Está bien. Entonces, por la memoria de tu padre, presta mucha atención y escúchame bien.

Hace muchos años, incluso mucho antes que naciera el padre de mi padre, Ventarrie era un pueblo más grande. Los caminos eran buenos y no tenían que intercambiar toda la miel por unas míseras provisiones de invierno. Era una época donde tanto hombre y mujer trabajaban codo a codo en los bosques. Durante la Guerra de los Cinco Valles,los visitantes empezaron a escasear. Ya nadie quería adentrarse a los bosques y las ventas de miel empezaron a caer. Unos meses después de iniciada la guerra, la oscuridad tomó la parte norte del bosque, en Vrigloy. Cuando el señor de Vantaiveria lo supo, mando un pequeño grupo de dieciséis asesinos a recuperar el bosque. El problema era que los asesinos tomaron nuestro pueblo como base. Dormían en el ayuntamiento durante el día, planeaban, comían y durante la noche se movilizaban al norte del bosque para asesinar todo lo que se encontrara frente ellos. Siempre y cuando nosotros no nos metiéramos en sus asuntos, ellos no se metían en los nuestros. Un día de esos, los asesinos recibieron una orden del gran señor. Este decía que los almacenes de miel estaban malditos por la oscuridad del norte y ordenó quemar absolutamente todo. Decretó toque de queda y prohibió la recolección de miel hasta que el asunto estuviese resuelto en el bosque. Ese mismo día, los asesinos quemaron los catorce almacenes de miel. Dejaron al pueblo sin nada para vender o intercambiar. En ese instante todos pensaron que solo iba a ser cuestión de tiempo para que murieran en el invierno, pues este si se acercaba con fuerza de mil caballos. Absolutamente nadie sabía que hacer. Pasaban en sus casas todo el día, rezándole a los Dioses que los ayudaran. 

Unos días después, un carromato lleno de comida y provisiones llego al pueblo. Los Caballeros de la Espada, quienes acompañaban el carromato, llamaron a los pueblerinos para que se reunieran en el parque frente al ayuntamiento durante la tarde. Todos acudieron y escucharon con atención. El gran señor les ofrecía provisiones con una condición. Pasado el invierno, tenían que comprometerse a enviar a todos los hombres mayores de edad a Migny, donde se les instruiría en el arte de la espada. La guerra estaba en curso y no podían darse el lujo de seguir perdiendo hombres.

Claro, los pueblerinos no aceptaron la oferta del gran señor. De hecho, se rebelaron. La cabeza de la rebelión fue una gran jinete, quien, con valentía, juntó a los mejores hombres y mujeres del pueblo. Una noche tomaron el carromato a la fuerza y encerraron a Los Caballeros de la Espada mientras los asesinos se encontraban en el bosque. En su regreso, les tendieron una trampa y terminaron quemando a los dieciséis hasta los huesos. Esta misma rebelión partió al norte, retomaron el bosque y luego negociaron con el gran señor la liberación de sus soldados. Este accedió a sus peticiones, siempre y cuando le entregaran ofrendas de miel cada año. A cambio, él les daría provisiones para el invierno. Lo único que se sabe de la valiente mujer fue lo que encontraron en el diario de una de sus combatientes. Antes de partir al bosque, esto fue lo que escribió:

Surgió de la oscuridad cuando más lo necesitábamos. Tenía los ojos furiosos como un lobo y era justa como nadie más. Lejos de dejarnos morir, ella nos guiaría a vencer. 


Todos marcharíamos con ella hacia el bosque oscuro, donde su luz brillaría. Usaba una capa negra como la noche, hecha para una princesa de la oscuridad. Cuando entraba al bosque era como si la naturaleza estuviese de su lado.


Ella alejaría a los indeseados, ella destruiría esa oscuridad. Las oleadas de cuervos se irían volando lejos al norte, donde pertenecen. Y el bosque sería nuestro de nuevo. Su telar nos protegerá del gran señor, con su fuego profano, y si es necesario, marcharemos hasta la muerte en Migny.


Ella nos abrió los ojos para caminar sin cesar por el camino del soñador. Por un pueblo mejor, un pueblo libre.

— Y esa es la razón por la cual damos ofrenda todos los años. Después del invierno, La Jinete partió al oeste para comandar un grupo de guerra, pero murió en batalla. Desde esos tiempos, los linajes del gran señor han prohibido a las mujeres realizar cualquier tipo de trabajo físico. — Terminó la madre de Isaac. — Ahora levanta tus platos y vete a dormir. Mañana tienes que trabajar. — Dijo mientras se levantaba de la mesa. — Gracias mamá, te veo mañana. Y gracias por la historia. — Dijo Isaac con miles de preguntas en su cabeza.

Esa noche calurosa, Isaac se sumergió en un profundo sueño, donde él mismo marcho junto a La Jinete. Aquella oscuridad del norte se hizo luz y otra vez su pueblo podría añadir otro invierno a la lista. En su sueño, él fue Isaac, El Jinete.

Julka

Era tarde. El sol se ocultaba y Julka ya se encontraba caminando de regreso a su hogar. Ultimamente soñaba despierto. Se perdía en sus pensamientos mientras sus pies hacían el arduo trabajo de caminar. Claro, ya no estaba en sus veintes. El camino seguía siendo el mismo pero los sesenta y tres años que cargaba sobre sus hombros se hacían notar mucho, sobretodo en las noches de invierno.

Julka vive al final de La Villa del Sol, al borde del risco con el mar. La casa la heredó de su padre hace mas de un cuarto de siglo, después de la guerra por los 5 valles. Luego se casó y dedicó su vida a cultivar papa y a vender lana. Sin duda vivir en ese rincón de la tierra era de las cosas mas pacificas en estos tiempos. Sobretodo porque la nube negra se había quedado en el oeste y lleva años sin moverse. Cuentan que bajo esa nube, cosas terribles y crueles suceden.  Según el ultimo juglar que paso por la villa, la nube infecta le mente de las personas, quienes enloquecen y terminan acabando con su propia vida. 

En fin, solo los dioses sabrán.

Ya en su taller, Julka empieza a preparar abrigos de lana para el invierno. Sumido en sus pensamientos, viajó muchos años atrás, cuando su esposa aun seguía viva.  Recordaba muy bien cómo caminó por los confines del este, pues se había enamorado de una gitana, quien iba de pueblo en pueblo actuando con su familia. En esos tiempos Julka logró encontrar su rastro y la buscó. La buscó sin descanso por verla. 

Hoy su corazón esta roto y su alma destruida. El sentido de vivir se esfumó el día que su esposa murió. Los Villa Soleros pensaban que fue víctima de brujería pero Julka sabía la verdad. Había sido envenenada por su propia familia. 

Saliendo de su sueño, caminó hacia la ventana y observó el inmenso mar. 

-Daría todo por verla una vez más, tan solo por un minuto. O un segundo. Pensó en ese instante. Era un hombre esperando la muerte. Con el alma rota y el corazón destruido en miles de pedazos. Un hombre que murió en vida el día que su compañera dejo de respirar. 

Luego de estar hipnotizado por el mar, Julka regresó a la mesa llena de lana. 

— Un día a la vez, hasta el fin de mi existencia — Se dijo a sí mismo. Y con lagrimas en el interior, sus manos siguieron haciendo el mismo trabajo de toda la vida.  

Pensamientos de Café

Cuando creí que mi viaje estaba por terminar. Cuando di por sentado que en dos días estaría en casa, en ese momento, decidí escaparme una ultima vez. Luego de buscar por internet, decidí ir a probar un cafe, curiosamente especial, de un barista muy reconocido aquí en Seul. Su especialidad son los capuchinos de naranja y utiliza granos centroamericanos en su receta. Mientras disfruto de este delicioso y aromático cafe, esta entrada empieza a surgir. Así que, aquí te la dejo:

En este momento siento que viajar, incorporarse a una sociedad y conocer un mundo, que a primera vista es totalmente distinto al nuestro, es algo que toda persona debería de hacer, al menos, una vez en su vida. No es fácil y lo entiendo; pues se necesita tiempo, dinero y algo que te empuje a salir de la zona de confort.

¿Pero como podemos aprovechar nuestro viaje al máximo?

A veces, es totalmente nuestra actitud y mentalidad. Durante mi trayecto, he conocido a muchísimas personas, de distintas partes del mundo y he notado que no es tanto el destino, si no la actitud que tomamos en el viaje. A veces nuestro cuerpo se encuentra a miles de kilómetros pero olvidamos nuestra mente atrás, en casa, en nuestras burbujas cotidianas.

Cada vez que salgo a conocer el mundo, me envuelve algo que me hace sentir más y más completo. Desafortunadamente la adaptación hedónica, la rutina y la conformidad nos encasilla en cuartos mentales, con barrotes de falso bienestar. Creo que al llegar a otro lugar, tenemos la oportunidad de ser nosotros mismos. De escudriñar los rincones de nuestra mente y alma para finalmente dejarnos ir con la corriente. Queremos hacer realidad ese sentimiento de renacer, de apoteosis, y si viajamos con la mentalidad adecuada, podemos hacerlo realidad. De todas mis experiencias, esta ha sido la que más me ha llenado. He logrado explotar al 100% cada minuto y cada oportunidad. Siento que he trascendido, he cambiado. El tiempo se dilató en este viaje con cada experiencia, cada paisaje y aventura. Logré encontrar ese catarsis, esa poesía que se cuenta sola y te permite apreciar las cosas más pequeñas de una forma jamás experimentada. Una vez pones tus pies en un lugar totalmente distinto, dejas atrás la realidad a la cual estas acostumbrada y le das un golpe directo a tu percepción, obligándote a vivir el presente de manera inesperada, olvidando cada prejuicio y familiaridad.

De ahora en adelante quiero seguir sintiendo esa iluminación, quiero vivir con esa sensación de curiosidad que despierta mi mente y me permite apreciar cada cosa que veo, siento, pruebo y experimento. Por el momento siento una mezcla de felicidad y melancolía, pues el fin se acerca y decir adiós nunca es fácil. Dicen que una despedida verdadera siempre deja una parte de ti atrás, esparciendo piezas del rompecabezas que tenemos dentro, en cada persona especial que conocemos en el camino. Ya no me siento parte de algún lugar, ya no más. Me siento como un viajero, peregrino, errante, o como quieras describirlo. Me gusta estar perdido, me gusta saber que siempre hay “algo más” que me dejará extasiado, que me hará reír, llorar y apreciar. Ahora me siento como un ciudadano del mundo, como un ciudadano del planeta tierra. Como dice Jason Silva: “Somos viajeros en búsqueda de significado”

.

La Cueva

El río era grande, muy grande. Mucho más de lo que te puedes imaginar. Si lo recorrieras a lo ancho, tendrías que nadar dos días para llegar al otro lado. Si quisieras recorrerlo de principio a fin, tendrías que navegar por cien días sobre sus turbias aguas en forma de serpiente. Así era el río que recorría las montañas del este, peligroso e impredecible, incluso para las tribus que habitaban en lo más alto del mismo. Cuentan que cuando las sirenas de agua dulce están tristes, suben a llorar a las cuevas de la montaña, creando corrientes que destruyen todo a su paso. Aunque como dicen, ha de ser solo una leyenda… ¿o no?

Era una noche fría, con lluvia y Tom no podía borrar aquellas palabras. Toda la madrugada paso leyendo el antiguo diario de su padre mientras escuchaba las gotas caer en su vieja casa de la colina. El día de mañana tiene que zarpar y lo único que lo prepara mentalmente son las palabras de la página 36:

… No recuerdo el cómo ni el dónde, pero mi encuentro con Viajero fue algo que jamás espere. Me contó la historia de las sirenas de la cueva mientras bebíamos en la taberna del viejo Steve. Sus ojos transmitían tanta confianza que me perdí en su historia. No se si era demasiado viejo por sus experiencias o demasiado joven por sus rasgos, pero sus palabras eran verdad, lo sé, y Dios sabe que es así…

Aquel día de verano, Tom observo como su padre agarro su caballo, empaco su vieja capa, una cuerda, una brújula, su peculiar sombrero y partió hacia un muelle que nadie conocía. — ¡Ya vuelvo mi querido Tom! Recuerda tener lista la cena para el domingo. — dijo mientras se subía al caballo. — Si, padre. Que el sol y la luna vayan contigo. — respondió Tom, sin saber que sería la última vez que vería a su padre. — Que se queden contigo, mi querido hijo. Pues creo que de este viaje no volveré — se dijo el padre de Tom a si mismo mientras cabalgaba directo hacia su muerte.

Las gotas seguían cayendo, una por una y Tom no se despegaba del diario. El estofado ya se había enfriado y no había dado ni un bocado. Página 37:

Si, sé que logré entender bien. Viajero se refiere al muelle que está a 2 días al noreste de la taberna. Lo vi un par de veces cuando era niño, pero fue destruido, de eso estoy seguro. No debí beber tanto la noche anterior. Ya no sé si aquella conversación fue un sueño o realidad. Pero aquellos ojos…, tanta certeza, tanta verdad…

Ya eran medio día. Tom se levantó, tomó una taza de té y empezó a preparar su equipaje. Después del incidente de su padre, dejó sus estudios y se dedicó a la vida de marinero. Aprendió a navegar en alta mar y desde que encontró el diario de su padre, buscó toda la información que pudo acerca de la cueva. No iba a cometer el mismo error de su padre, y de eso estaba seguro. Ya con su equipaje en la espalda, Tom se dirigió a aquel viejo muelle.

Al llegar, vio a su pequeño bote amarrado a un árbol que se encontraba al costado del río. El Viejo Argón, así se llamaba aquel pedazo de madera que había construido con sus propias manos. Al subir, reviso cada centímetro del navío. Paso ajustando as velas, reviso el ancla, la pequeña cocina y corto con su cuchillo la soga que lo mantenía en la orilla. Una ráfaga de viento empezó a mover al Viejo Argon y mientras Tom maniobraba, vio las grandes curvas de agua que le esperaban en su viaje cien días. — Que el sol y la luna me acompañen — suspiró.

 

 

 

 

 

Una Carta

Pensó que había muerto, que su viaje había acabado y destruido lo poco que quedaba de él. Pero no fue así. Llegó a un lugar donde el tiempo es de color, el sol una ilusión y la música el tapiz que adornaba su corazón. Sintió el sabor de la brisa y no dudo en subirse a la balsa dorada con destino a las nubes en forma de algodón. Durante el viaje por el río de luz, solo pensó:

¿A quién pertenecen los besos: a quien los roba y los desea tanto, o a quien los recibe y es cómplice del momento?

¿A quién pertenece un abrazo: a quien anhela que guarden su alma con los brazos, o a quien su cuerpo lo añora?

¿A quién pertenece una mirada: a quien canta poesía y se ve reflejado en sus ojos, o quien recibe esa caricia intangible?

¿A quién pertenece un “te quiero”: a quien lo busca y lo construye para dedicarlo o a quien lo espera en ausencias y confusión?

Después de navegar y naufragar en su sueño, despertó. Supo que ya iba siendo hora de marchar. Tomó un trozo de papel y escribió:

Te regalo un te quiero y un adiós. ¡Cuidate! Nos volveremos a ver. No llores por mi, estaré cerca de ti. ¡No tengas miedo! Si nuestros caminos se vuelven a cruzar, el dolor ya no existirá. Hasta pronto…

– M.S

Carta de Viajero a Sofía, la tabernera del granero que conoció en la noche sin estrellas. 

El deseo de la noche sin estrellas

Volcan de Agua

El tiempo estaba terrible. Viajero había logrado dormir dos noches en una vieja posada, de aquellas que reciben y despachan errantes al por mayor, pero esta vez se había quedado sin dinero y no tuvo otra opción que dormir a la luz de la luna sin brillo, pues era noche de luna nueva y las estrellas dominarían los cielos nocturnos. Después de pasar por una vieja aldea y de escuchar a unos niños cantar, recordó que esa noche era especial, era única. Cuenta la leyenda que una vez al año, entre julio y agosto, los dioses lloraban y sus lágrimas caían en la tierra en forma de luces flamantes y fugaces. Aquellos afortunados que veían las lágrimas de los dioses caer, les era concedido un único deseo si lo pedían a tiempo. Viajero había escuchado esa leyenda cuando era niño pero nunca logró ver aquellas luces extrañas. Lo único que recordaba era aquella canción que recitaban a los niños en su pueblo:

Hoy cantan los Dioses, cuentan historias bellas,

Nos invitan a salir, a ver todas las estrellas,

¡Presta atención! La luna esta nueva,

Pero nunca olvides ver más allá,

Lejos, donde brillan las estrellas.

Viajero preparó su escaso equipaje y cruzo la pradera, rumbo al granero abandonado que había visto unos kilómetros atrás. Al llegar, comprobó que nadie se encontrara allí y decidió recostarse en el viejo catre que encontró al costado del granero. Cuando estuvo a punto de viajar al mundo de los sueños, recordó la canción de la noche sin luna y se levantó. Con paso lento, pero firme, subió al techo del granero y se recostó a esperar aquellas lágrimas, aquellos lamentos de los dioses, pero fue inútil. El cielo estaba bañado de gris y nada ni nadie haría que las nubes se fuesen de allí. Aun así, viajero quiso creer. En ese momento quiso tener ese don que muchos tienen pero que el carece, el don de la fe. Recuerda haberlo tenido pero su paso por el mundo había marchitado aquella flor con fuego ardiente, poco a poco, quemando hasta las más profundas raíces. Su deseo esta vez era fuerte, era de verdad, pero delicado a la vez. Como cuando agarras una mariposa, con seguridad para que no se escape pero no tan fuerte, para no matarla. En ese momento nada parecía imposible. Aun así, sin creer pero queriendo, viajero cerró sus ojos y buscó en lo más profundo de su corazón, y cuando lo sintió, lo pidió. Bajó del techo, se recostó de nuevo en el viejo catre y mientras la lluvia empezaba a caer, la imagen de ella se hacía más y más borrosa. El olvido se estaba apoderando de el nuevamente pero solo podía esperar. Esperar a que ese deseó se cumpliera, aquel deseo de la noche sin estrellas. 

La Fogata

DSC_0031

Frío, hacia mucho frío. La helada noche le daba la bienvenida a las estrellas mientras viajero encendía una fogata. El viento era distinto, era salvaje, era hostil pero aun así viajero se las arreglo para prender el fuego y cocinar el conejo que había cazado unas horas atrás.

Al terminar de comer se recostó sobre su vieja capa negra y contemplo las estrellas. La magnificencia del cielo nocturno le hacia pensar constantemente en su pasado, aquella oscura y vil niñez en la aldea de los asesinos de sangre. Pocas veces lograba dormir mas de 4 horas, pues aquellos recuerdos aun lo cazaban en sus sueños. Con su mente rebosada de pensamientos, preparó un té de hierbas y mientras contemplaba el fuego, de su boca salieron palabras hechas canción.

Cuando la noche te acompañe,

Cuando la soledad te aconseje,

Mira hacia arriba,

Y veras que el amanecer, cerca viene.

 

No la trates de olvidar,

No la alejes de ti,

Y cuando la recuerdes,

Veras que el amanecer, cerca viene.

 

Sigue tu camino,

Aunque todo te condene,

Canta esta canción,

Y veras que el amanecer, cerca viene.

Y así viajero fue transportado al mundo donde todo es posible, donde lo que no existe es real y lo real no existe. Al mundo donde todos podemos volar y escondemos nuestros mas grandes secretos. Aquel mundo en donde podemos ser Dios y hombre al mismo tiempo. Aquel mundo en donde el sabor del mar se esconde en una gota y el olor de una flor vuela por los aires. Aquel mundo en donde viajero puede estar en paz.

El pueblo de Morth

Halo Lunar

El cielo no era el mismo de aquella noche. Hoy estaba gris y rugía con rabia mientras escupía relámpagos sobre el sucio pueblo de Morth. Cuentan las leyendas que antaño, Morth servia de paso para llegar a la vieja cuidad de Gril, y que allí se escondían los asesinos mas viles y despiadados. Sus habitantes se dedicaban a la venta de esclavos y de medicamento de segunda mano. Se dice que el hermano del rey Korr bajó al pueblo de Morth y contrató a los mercenarios élite del norte para que se encargasen de su hermano y así quedarse él con el trono del cono occidente. A cambio, le ofreció incontables riquezas al clan de asesinos. Esa misma noche, tres asesinos élite treparon hasta lo mas alto del castillo, buscando la habitación con la única luz prendida, pues el rey Korr nunca apagaba sus velas, no desde aquel día en el que fue maldecido por la dama de cristal. Lograron alcanzar la habitación y divisaron la sombra del rey, quien escribía tranquilo en su despacho, de espaldas a la ventana. Prepararon las famosas anclas de piedra, un instrumento asesino creado por los hombres del bosque que se activa con la sangre del portador, disparando un proyectil de piedra venenoso, pues si el portador logra un lazo de unión entre su sangre y la piedra de luna menor, esta se incrusta en su objetivo mientras desprende un poderoso veneno que ataca a el corazón en 10 segundos y corroe la piel. Mientras los tres preparaban sus armas, se vieron entre ellos, esperando el momento ideal. En un abrir y cerrar de ojos, crearon el lazo de unión a las anclas de piedra. Estas brillaban de un color morado oscuro, listas para destruir a su objetivo. Apuntaron a la silueta que se encontraba al otro lado de la ventana y activaron el ancla de piedra. El sonido fue ensordecedor y la reacción, fulminante. Entraron en la habitación por la ventana que acababan de destruir y lo vieron. El rey Korr yacía sobre el suelo, inerte sobre su propio charco de sangre. Se podía observar como el veneno succionaba cada centímetro de su piel, dejando en su camino solo los huesos del rey.

– Revisen la habitación. Tomen cualquier objeto de valor – dijo uno de los asesinos – pero rápido que la guardia real no tardara en venir.

– Hey, ¡Ven a ver esto! – dijo el segundo asesino, quien se encontraba revisando la túnica del rey – Su collar, ¡Mira su cuello!

El legendario collar del rey Korr temblaba sólo y brillaba rodeado de una luz blanca pálida, como cuando la luna es cubierta por una nube negra.

– Algo no esta bien aquí. Apresúrense y vayámonos, ¡PERO YA! – dijo el tercer asesino.

Los tres asesinos tomaron lo que pudieron y cuando se dirigían a la ventana, una silueta negra se levanto del suelo. El rey se encontraba de píe, sus ojos brillaban del mismo color que su collar mientras un ligero humo blanco corría sobre su boca. Con un delicado movimiento de su mano derecha, lanzo a los asesinos por los aires, al otro lado de la habitación.

-¡¿Quien los mando?! ¡Malditos hijos del mal! – dijo el rey Korr. – ¿Que acaso no saben que nadie puede matarme?

Uno de los asesinos podía sentir como el humo que desprendía el rey Korr se impregnaba en sus pulmones, causando un dolor inimaginable, como si mil agujas atravesaran su cuerpo al mismo tiempo. Estuvo a punto de desmayarse cuando pudo verlo, vio los ojos del rey en su mente. Los blancos ojos del rey desprendían un terror inigualable mientras escrutaban cada parte de su alma.

-Fue…. fue tu hermano…- dijo el agonizante asesino – Por favor…déjanos ir…

-¡MENTIRA! – dijo el rey – ¡DEMUÉSTRAMELO!

La mano del asesino se movió a voluntad del rey y ésta saco el pergamino de contrato, firmado con la sangre y huella de su hermano. El pergamino se desplazó por los aires hasta llegar al rey Korr, quien lo leyó con cautela. Mientras leía el contrato, su ira iba en aumento. El humo blanco que sostenía a los asesinos en el aire se puso mas denso y poco a poco fue destrozándoles los huesos mientras se retorcían de dolor y suplicaban al rey piedad. El rey, con la poca razón que le quedaba, se dirigió a la montaña que daba la cara al pueblo de Morth y desprendió su humo sobre todo el pueblo. Su voz se derramaba con el humo, así que todos podían escuchar sus palabras.

– Hermano mio, ¡me has traicionado! – dijo con furia – Se que te encuentras escondido aquí y por tu traición, el pueblo completo ha de pagar. Hoy contemplaran la maldición del rey, la maldición de la luna blanca.

El humo cubrió cada centímetro de la ciudad y poco a poco fue destruyendo los huesos de todos los habitantes, como si una roca gigante cayese lentamente sobre el cuerpo de cada persona. Pero el rey no se salió con la suya. La dama de cristal lo vigilaba siempre, y esa noche, observo su crueldad desde los cielos. Lo que no sabia el rey era que su hermano, Danis, ya no se encontraba en Morth, pues había zarpado hacia el sur unas horas atrás.

-Algún día la gente sabrá tu verdad, hermano. – dijo Danis mientras observaba desde el barco la ciudad de Morth, impregnada en humo blanco – Y cuando llegue ese día, allí estere yo, listo para destruirte.

Desde ese día, miles de almas rondan el pueblo de Morth. Cuentan que aún se puede sentir el humo blanco del rey, destrozando cada uno los huesos de las personas que osan pasar por allí. Pero eso no fue ningún impedimento para Viajero, pues el conocía todas las historias del mundo, y aunque toda leyenda tiene en sus raíces algo de verdad, el no les temía, pues ha caminado sobre la tierra por tantos años que ni el mismo puede contar. No sabia que iba a encontrar en la ciudad de Gril pero desde aquel sueño, sabia que tenia que llegar de una u otra forma. La dama de cristal lo llamo en sus sueños y después de tantos años, sentía dentro de si mismo que la volvería a ver. Mucho tiempo ha pasado desde que la vio, desde que la dama de cristal lo maldijo para siempre. Con su ropa sucia, una capa y un puñado de raíces en su bolsa, Viajero se adentro en el maldito pueblo de Morth…

Un escrito en mí

Luna

Sumergido en el aire frío de la ciudad, camino y veo a una anciana recostada en una pared.

Arropada con un trapo, sosteniendo un plato en su mano temblorosa, mendigando por dinero…

Trata de sonreír pero me hiere infinitamente. Nadie la nota. 

Yo sí, pero paso de largo…

 

Se escucha a una madre llorar. Su mundo ha cambiado pues su único hijo ha muerto,

Le pregunta a Dios: ¿Por qué?

Su hija llora,  ya no puede comer,

Ya no puede dormir… 

 

Una chica obesa entra al restaurante,

Viste exageradamente, con un reloj blanco y un collar azul en su cuello.

El terrible olor de su perfume se impregna en mi nariz,

Desde que entra, es víctima de múltiples burlas y miradas.

Se sienta y sonríe a sí misma, pues va a cenar sola…

Eso la hace aún más hermosa.

 

Cansado de la rutina diaria de esclavitud, salgo y paso por un callejón.

Veo a un perro peleando con un niño por un pedazo de carne que hay en la basura.

El perro me trata de morder, y el niño corre. 

Como desearía tener algo que compartir. 

 

Me siento en una banca y veo un periódico a mi lado.

Mientras leo como almas inocentes fueron despojadas de su vida en esta ciudad asesina, un niño pasa frente a mí, me ofrece lustrarme los zapatos.

Me trago el enojo y me encantaría decirle:

“Mijo, deja de trabajar. ¡Olvida todas las reglas! No existe el miedo en los sueños. Diviértete y encuentra aldeas perdidas en las gotas de lluvia…”

 

Veo a un padre e hijo peleando frente a su casa.

El padre le acaba de comprar un auto por su cumpleaños.

Su hijo lo desprecia y le insulta, pues no era el que él quería.

Veo como los ojos del padre se llenan de tristeza…

 

¿Cuándo dejaremos de decir: “Se tú mismo”, si no sabemos quienes realmente somos?

Deja de decir: “entiendo cómo te sientes”…,

Nadie puede entender cómo se siente otra persona.

 

Veo a una pareja en un hospital.

La esposa acaba de dar a luz a dos gemelas.

Una de ellas muere en el parto mientras la otra esta grave, en intensivo.

El esposo, que apenas se alimenta, le da alientos de esperanza a su devastada esposa.

Se guarda sus lágrimas para el mismo.

Sin dinero, endeudado y con una bebe a punto de morir, los médicos aun osan en sacarle más dinero.

El acepta pues no tiene otra opción.

 

Cae la noche y camino hacia mi hogar.

Con la luna sobre mi cabeza, me sigo preguntando:

¿Alguna vez el ser humano va a cambiar?

¿Cómo seguirá esta triste realidad?

 

Muchos aun oran a un aparato de tortura puesto en la pared. Muchos aun lo llevan en el cuello.

Gente haciéndose rica, vendiendo puñados de fe a cambio de dinero.

Muchos se encierran en ese mundo perfecto de salidas, comida y seguridad,

Otros solo rezan y duermen, pidiendo sobrevivir un amanecer más.

 

Me acuesto, cierro los ojos y pienso:

Todos los días camino acompañado de mi propia sombra.

No soy nadie para criticar a los demás…,

Solo soy un puñado de sueños, espejos, esperanza y humo.

  • 1185
  • 0
  • 2

Marsala, pizza y un callejón en Roma

Roma

Era una noche lluviosa, muy lluviosa. Las gotas caían, la gente corría y los faroles alumbraban aquellos oscuros y viejos callejones romanos. No me había percatado que siempre que llego a un nuevo destino, llego de noche, cuando el sol esta durmiendo. Me gusta pensar que es para no hacer ruido y así despedirme de la misma forma de aquellas personas que se vuelven tan importantes en tan poco tiempo. Dicen que la vida esta hecha de victorias, derrotas y amor, despedidas y alguna que otra canción. Espere bajo el techo de la estación Roma Termini con la esperanza de encontrar mi posada con facilidad y así descansar del largo trayecto que había realizado unos días antes. De los lugares a los que he ido, no ha existido ocasión en la que no me haya puesto nervioso al pisar el suelo que estoy a punto de explorar. Viajar solo significa que no tienes a nadie cuando llegas. Nadie a quien acudir, nadie con quien compartir tu preocupación de estar perdido, nadie que te acompañe entre andenes y callejones, nadie con quien buscar el mercado local o el lugar mas barato para comer; y ese peso queridos amigos, vale por dos. No podía darme el lujo de comprar una sombrilla ni una capa para la lluvia, así que decidí sentarme un rato a buscar la dirección a la antigua, con un mapa y un lapicero. “Si pude usar google maps pero al no tener SIM, tenia que pegarme a un punto Wifi y bajar mapas. Digamos que no tuve mucha suerte con encontrar wifi abierto”.

Via Marsala, Via Marsala. Esta vez tenia que ser fácil, la calle se encontraba justo frente a mi nariz. Oh Via Marsala, si tan solo no me hubiese confiado aquella noche…A eso de las 8:20p.m la lluvia había disminuido un poco, lo suficiente como para caminar sin empapar mi ropa y mi mochila. Salí de la estación con las direcciones en la mente: “4 cuadras a la izquierda de la estación, 1 giro a la derecha, 2 cuadras, 1 vuelta a la izquierda y allí tendría que estar el callejón con el 9-B del hostal”. Las primeras 4 cuadras fueron fáciles, nada del otro mundo. Giré a la derecha y todo seguía bien, tal y como lo había planeado. Caminé las dos cuadras en línea recta y cuando estaba a punto de girar a la izquierda me di cuenta que no había nada mas. Solo una antigua y desolada iglesia, a oscuras en aquel callejón. ¡¿Como podía ser posible?! ¡Repase las calles, los nombres, las distancias y sabía que este tenia que ser el camino! Regrese a la intersección, dos cuadras atrás, y la lluvia se dejo venir con aquella intensidad que no te imaginas, como si se burlase de mi, evitando a que llegase a mi destino. Corrí hacia la tienda mas cercana y me resguarde en la parte de afuera. No pasaron ni diez segundos cuando el dueño de la tienda salio a regañadientes a decirme que me largase de allí, o al menos eso entendí yo por el gesto de sus manos, pues de italiano no se nada. Me dirigí rápido hacia la próxima tienda que encontré, una de alfombras y telas y que al parecer el dueño era hindú. Al verme en la parte de afuera, el hindú salio rápidamente a decirme que le comprara una sombrilla. Al negarme, me grito que si no iba a comprar algo, que me fuera de allí inmediatamente.

Me considero muy positivo con la raza humana. Pienso que somos muy capaces y que cada vez mejoramos como especie. Pienso que nos espera un futuro inimaginable, y no de la forma negativa. No es utopía, aunque se inclina por esas vías. Lastimosamente estas situaciones, y las que estoy por contar, me hicieron odiar a aquellas personas en ese momento. Aun no entiendo como es posible que exista ese tipo de gente…

Intente regresar a la estación pero me di cuenta que ya me encontraba perdido, no reconocía el lugar y la lluvia no cesaba. Logre ver un edificio que se encontraba en mantenimiento y me escondí de la lluvia debajo de unas estructuras de madera que se encontraban al lado de la acera. No me cubrían del todo pero era mejor que estar deambulando bajo el aguacero. 3 minutos, no para. 8 minutos, pruebo mi celular aun sabiendo que no tiene SIM, necesitaba creer en algo. 15 minutos, me siento en el barandal. 43 minutos…, aun no para. Un policía paso a la par mía y le pedí ayuda, preguntándole en ingles y en español si me podía ayudar con la dirección. Con mala cara se acerco, le entregué el papel arrugado y mojado y con 2 segundos de “medio” ver el papel, me dijo:

– I’m sorry, i don’t know…

Y con la misma cara de amargura me entrego el papel y siguió su camino. No lo podía creer, esto iba de mal en peor y mis ánimos ya estaban por los suelos. La noche empezaba a darle la bienvenida a las 10 y yo seguía escondido debajo de un trozo de madera en una esquina que no conocía. Ya exhausto, sediento y hambriento, la lluvia dejo de ser mi enemiga. Decidí regresar a la callé principal y seguir buscando, aunque llegase empapado, no me podía dar por vencido. Luego de caminar veinte minutos encontré la estación. No me preocupe por entrar, decidí seguir con lo que ya había empezado. Seguí la calle y tomé el mismo recorrido, solo que esta vez me tomaba unos 3 minutos en cada semáforo para identificar algún punto por si me perdía, iba saber como regresar. Luego de cruzar por aquí y por allá, ¡llegue al bloque de números que necesitaba encontrar! Caminé colina arriba y encontré el famoso y pequeño hostal al que llamaría hogar por unas semanas. Entré empapado, me registre y mientras esperaba, un italiano me dice:

– Oye, ¿de donde eres?

– Buenas noches, soy de Guatemala…

– Ahh… ¿Mexico?

– No, Guatemala, abajo de Mexico.

– Ah, la misma mierda. 

No se que cara puse al escuchar ese comentario pero todo mi odio y cansancio estuvieron a punto de romperle algunos dientes y de restregar su calva y deforme cabeza en el pavimento. Me encontraba a punto de responder la estupidez que había salido de su boca hace unos segundos cuando se disculpo y se fue rápidamente sin decir nada. Me encanta mi país y aunque esta repleto de problemas, siempre he levantado y levantare su nombre en donde sea que me encuentre. No como algunos vende patrias que yo mismo me he topado en el extranjero, negando sus orígenes, fingiendo que son de países vecinos con tal de no aceptar que son de Guatemala. Si existiese algún infierno, ese tipo de personas tendrían guardado un lugar muy especial. El recepcionista me entrego las llaves de mi habitación, la cual iba a compartir con 7 personas mas, y se disculpó por la actitud del dueño, ese calvo de cabeza deforme que acababa de insultar a mi patria hace unos minutos atrás. Tomé mis llaves, me dirigí a la habitación y mientras guardaba mis cosas,del baño salió una mujer, que sin saber, se convertiría en una persona muy especial para mi. Pero esa historia es para otros tiempos. Esa noche la vida me enseño a que las cosas siempre pueden salir mal, por mas que uno quiera controlar la situación, a veces simplemente no se puede. Tenemos que aprender a adaptarnos y a ver las cosas de otra manera, con otra mascara, pues al final somos nosotros los héroes de las mil caras.

  • 2076
  • 0
  • 2

Los buses de los símbolos extraños

DSC_0323

No recuerdo la fecha ni la hora, pero si el lugar. Recuerdo muy bien el avión que se encontraba a punto de aterrizar en aquel lugar desconocido, absorbido por la oscuridad de la noche y una cabina de pasajeros vacía. Recuerdo que eramos unas 30 personas en aquella bestia metálica, producto del gran ingenio humano. Salí del aeropuerto y un frío congelante me envolvió,  dándome la bienvenida a aquel país que desconocía. Pregunte a un taxi si me podía llevar al centro pero con los precios que andaba disparando, decidí tomar el bus, pues no podía darme el lujo de gastar dinero que no tenia. Entré de nuevo al aeropuerto “el cual no albergaba ni una sola alma ademas de los trabajadores”, y pregunte en información que me ayudaran con instrucciones de como tomar el bus. Si fuera maestro y la muchacha que me atendió fuera mi alumna, le pondría -100 en servicio al cliente, -50 en interés, -60 en simpatía y un gran 100 en mal servicio. Después de sacarle un poco de información con cuchara y de lograr que me diera un mapa, me dijo que tomara el bus en la parada de afuera y que luego de unos 30 minutos que me bajara a tomar el tren. ¿Suena fácil, no? Sales, tomas el bus, cuentas de minuto en minuto hasta llegar a 30 y te bajas a buscar un tren que supuestamente te llevara a tu destino. Si la vida fuese sencilla como a veces parece no existirían historias ni canciones ni éxitos que celebrar.

Salí del aeropuerto, caminé hacia la parada y me senté a soportar los -6°C que acompañaban la noche. A lo lejos note el bus, pues su pantalla LED alumbraba mas que el sol en las mañanas. Me puse de pié, tome mis maletas y me prepare para subir. Estuve a punto de entrar cuando atrás vi otro bus pero con símbolos totalmente distintos en la pantalla LED. Luego vi otro mas atrás con símbolos distintos al segundo bus y supe de inmediato que no era solo una parada de bus de aeropuerto, de aquellos que te llevan siempre a la ciudad, esta era distinta pues cada bus tenia un destino distinto. Me senté de nuevo, tomé el mapa e intente memorizar los símbolos de aquel idioma extraño que jamas en mi vida había visto y que jamas entenderé. Primer bus: no, este no es. Segundo bus; no, este tampoco. Tercer bus: puede ser pero ese símbolo no se parece del todo a este. Cuarto bus: Mm… tiene una combinación del primero y el tercero, pero no es el que ando buscando. Cabe decir que ya llevaba unos 40 minutos sentado, viendo buses pasar sin saber cual tomar. La preocupación empezó a abrazarme y poco a poco fui teniendo un poco mas de miedo que el minuto anterior. Pasó por mi cabeza tomar cualquier bus pero no podía darme el lujo de perderme y tener que dormir en alguna banca a -6°C con todo mi equipaje. Luego de unos minutos mas, logre memorizar el nombre de la ciudad al 100%. Con eso en mente, logre distinguir el bus entre todos los que pasaban y lo tomé. Aun no entiendo porque pero una sensación de tristeza se apodero de mi ser. Para mi los buses siempre serán como ventanas temporales del alma, donde reflexionas y ves pasar recuerdos y anhelos frente a tu nariz, pegados en aquellas ventanas. El paisaje tampoco me ayudaba mucho, la sombra de la noche bañaba aquella arquitectura gótica del lugar, la gente parecía estar de mal humor, cansada de la rutina del día a día. No pude contenerlo y mis ojos se empañaron, sumergidos en recuerdos y en el presente al mismo tiempo.

Buenas noches, ¿Esta ocupado el asiento?

Hola… No, para nada. Puedes sentarte. – Quité la maleta para que se pudiese sentar.

Muchas gracias! No eres de aquí, ¿verdad? ¿de donde eres?

Soy de Guatemala. Vengo solo como turista. 

Guatemala ehh… Que exótico! Vienes de muy lejos! 

Jaja, si, mas o menos…

Por cierto, mi nombre es Clara. 

– Mucho gusto Clara, yo soy Rodrigo. 

– Encantada! Disculpa mi ingles pero hace mucho que no lo practico.

Jaja y tu disculpa el mío porque en mi país el ingles no lo hablamos mucho.

No, no para nada! Te entiendo de maravilla. Dime, a donde te diriges? 

Mm.. pues según la pagina de internet del hostal, tengo que llegar aquí. – Le muestro el papel que había impreso cuando reserve la habitación.

Ah, conozco el lugar. Esta cerca del centro. ¿Sabes como llegar? 

– Pues la verdad es que no. Solo se que tengo que tomar un tren en 10 minutos y buscar el centro. 

– No, no! te tienes que bajar en la siguiente estación, tomar el metro y cambiar de linea después de unas cuantas estaciones. 

– ¿Estas segura? Que ahorita mismo preparo mis cosas para bajarme.

– Si, pero no te preocupes, yo te llevo.

– ¡¿De verdad?!

– Jaja mira como te ha cambiado esa cara larga que traías hace un rato. Sera un placer llevarte a tu hostal! Tal vez pasamos a comer algo en el camino! 

– Claro! como no! No tienes idea de lo agradecido que estoy Clara. Muchas gracias!

Y así nos bajamos del bus y tomamos el primer metro con dirección a la ciudad. Cambiamos de linea, llegamos al centro y caminamos por la ciudad riendo y platicando como si fuésemos amigos de toda la vida. Pasamos a una pizzeria tradicional, pedimos una de la casa y pasamos el resto de la noche entre trozos de pizza, cerveza y agua mineral. Poco antes de la media noche seguimos cuesta arriba y llegamos a mi hostal. Intercambiamos contactos para quedar algún otro día para tomar un café o unos tragos y nos despedimos, sin saber que jamas nos volveríamos a ver. A unas cuadras de desaparecer, se volteó y con una sonrisa me gritó:

-¡Bienvenido a Praga!

 

 

 

  • 1172
  • 0
  • 1

En busca del helado divino

DSC_0679

Era una lluviosa mañana en la que antaño fue la gran ciudad politeísta, hogar de héroes, científicos y filósofos, origen de leyendas, historias y canciones. Era Atenas, la ciudad de los dioses. Allí me encontraba, perdido en las calles de Makrigianni con el museo de la Acrópolis en mi horizonte, sin saber leer ni hablar griego, en búsqueda del templo de Zeus Olímpico, pues de allí se suponía que saldría el tour gratuito para el Partenón, emblemático templo dórico que se ha conservado a lo largo de tantos años, desde el 432 A.C y que se distingue fácilmente entre la bulliciosa y urbanizada ciudad de Atenas.

Jadeante, logre unirme al grupo del tour exactamente cuando estaba a punto de comenzar. El guía, a quien desafortunadamente no le recuerdo el nombre, era un historiador espartano con mucha energía y pasión al contar el pasado de su país. Nos dio un recorrido por las atracciones principales de la ciudad, pasando por el teatro de Dioniso, el templo de Atenea Niké , la acrópolis de Atenas, el templo de Hefestión para concluir en el mercado aledaño, repleto de gente, restaurantes y tiendas. Después de comer un par de auténticos Gyros en una calle en la que apenas cabía gente, decidimos regresar al hostal. Para ese entonces, ya habíamos armado un grupo con gente dispuesta a salir a conocer las calles de Atenas. En la vida siempre se encuentra uno con personas con quienes nos llevamos mejor que con otras, con las que hacemos “click”, como si el momento estuviese escrito en algún libro divino para que sucediese en el momento correcto. El grupo era así: Una neozelandesa, dos rusos, una suiza, un camboyano y yo.

Al llegar al hostal, platicamos un rato con el historiador para que nos recomendara lugares para visitar, de aquellos que tienes que ir de turista, los que no te puedes perder y que supuestamente quedaran guardados en tu mente por toda la eternidad.

– Si quieren una autentica aventura, alquilen un carro y busquen a Marcello, en la ciudad de Nauplia (Nafplio), y probaran el mejor helado artesanal que jamas hayan probado. La ciudad esta a unas 2 horas y pueden visitar muchos lugares mas en el camino. Cuando vengan de regreso, pueden aprovechar a visitar uno de los teatros mas antiguos de Grecia (Saca un papel y empieza a escribír los nombres de los lugares a los que tenemos que ir).

La combinación de helado, teatro y carro enganchó a los demás casi de inmediato. Sin dudarlo, fuimos a la tienda de alquiler mas cercana y apartamos el carro para el día siguiente. Ya que eramos 6 no salio muy caro, aunque yo hubiese preferido viajar en bus, claro. La mañana siguiente allí estábamos, listos para emprender nuestro viaje por carreteras que no conocíamos, con GPS en los celulares, ya que el carro no tenia, y el nombre “Marcello” apuntado en un papel. Yo maneje los primeros 40 minutos hasta que llegamos a la primera salida. Paramos a comprar provisiones y luego me dedique a platicar y a disfrutar el viaje en la parte de atrás del carro. Eso de manejar en Atenas es muy similar a Guatemala, la gente hace lo que se le da la gana con tal de avanzar primero, los motoristas conducen como se les da la gana y todos bocinan al son del trafico, como si eso fuese a mover los carros por arte de magia.

DSC_0617

Después de pasar por varios lugares turísticos, llegamos a las antiguas murallas de uno de los castillos mas importantes de Grecia, Acrocorinto. El castillo se encuentra en la cima de una montaña con vista al golfo de Corinto y con un templo dedicado a Afrodita en el lugar mas alto.  Según la leyenda, esta montaña pertenecía a Helios, quien después de una disputa con Poseidón tomó la parte elevada, según el veredicto de Hecatonquiro Briareo.

Decidimos subir hasta el templo de Afrodita, lo cual nos tomo mas o menos 40 minutos. No había absolutamente nadie, solo nosotros admirando la belleza del templo y del golfo de Corinto en el horizonte, imaginando como fueron las incontables batallas que se dieron en el lugar. Después de un tiempo en Acrocorinto, sabíamos que era hora de completar nuestra misión, ¡Encontrar a Marcello!

DSC_0705

 

Nauplia, ciudad originalmente egipcia, conquistada por Argos y con mas de 2000 años de antigüedad. Se encuentra en el golfo Argólico y su nombre deriva del hijo de Poseidón y Amimone, Nauplio. Al llegar a la pequeña ciudad lo primero que noté fue un castillo prominente en la parte elevada de la misma, rodeado de una gran muralla, como si gritase al mar que allí estaba el para proteger su tierra de aquellos que se atreviesen a entrar sin permiso. A eso del medio día, el calor y la brisa del mar nos invitaban a descansar frente al castillo, bajo la sombra de aquel sin numero de árboles de naranjo, pero no llegamos a descansar, llegamos a encontrar a Marcello, el famoso heladero. Aparcamos el carro en las diminutas calles de Nauplia y empezamos la búsqueda. Nos dirigimos al puerto principal y empezamos a preguntarle a la gente por Marcello. Todos lo conocían pero nos daban direcciones “dediles”, por lo que siempre parábamos en lugares escondidos de la ciudad, sin encontrar a Marcello. Después de 1 hora de constante búsqueda, encontramos a un local que hablaba ingles. Luego de contarle nuestra historia, decidió llevarnos él mismo a la famosa heladería de Marcello. Allí se encontraba, una pequeña tienda con colores peculiares sin ningún cartel en la parte de afuera que indicase que allí dentro vendían el helado hecho por los mismos dioses griegos. Entramos y en la cocina “que estaba a la vista de todos”, se encontraba un señor que ya rascaba los 60 años, moldeando y trabajando helado con una concentración que solo le pudo dar la diosa Hestia cuando emprendió su profesión de heladero. Concentrado en su trabajo, no dijo ni una sola palabra hasta haber terminado.

– Saludos mis amigos, ¿En que les puedo ayudar?

¡Buenas! Disculpa pero, ¿acaso tu eres Marcello?

– Ese mismo, pero ya no el de antes. Los años pegan, quiera uno recibir o no el golpe Jaja ¿Que los trae a la pequeña ciudad de Nauplia? 

– Bueno, como te lo decimos… Allá en Atenas nos recomendaron viajar hasta acá con tal de probar tu helado. Dicen que es digno de historias y canciones. Quien nos recomendo venir fue: (El nombre del historiador que no recuerdo).

– Jaja venga que no es para tanto. Nací en Italia y llevo mas de 45 años haciendo helado. Viaje por muchos países para tratar de dominar el arte y decidí quedarme en esta bella ciudad. Todos los ingredientes los compro yo mismo en el mercado y mi única ayuda es mi aprendiz, quien se encuentra ahora mismo en la parte de atrás. Por cierto, me alegra escuchar que él espartano se encuentra bien.

– Wow, ¿45 años haciendo helado? Disculpe don Marcello pero yo creo que mejor empiezo a probar todos los sabores que usted tiene aquí. 

– Jaja, ¡Vengan! Pasen y prueben todos los sabores, para que después puedan decidirse por uno en especial. 

Y así nos adentramos en su pequeña tienda, llena de bolsas e ingredientes, desordenada y con aquel aire nostálgico de un verdadero inventor. Nos dio de probar cada uno de los sabores que tenía, incluso su mas famoso: “Frutas del Mar”, que era una combinación de frutas cítricas con un toque de zarzamora de montaña y té verde que el mismo inventó. El sabor era indescriptible, la mezcla de ingredientes era perfecta y para un simple mortal como yo, era lo mas delicioso que había probado jamas en mi vida. Solo con ver el color del helado se me hacia agua la boca, por lo que decidí comprar el vaso mas grande y mezcle mas de 4 sabores a mi gusto. Con los helados en la mano, nos despedimos de Marcello, quien nos dio la bendición de los dioses, justo antes de seguir con su trabajo. Terminamos de comer nuestro helado en silencio, admirando el mar, las murallas del castillo y la belleza de la pequeña ciudad de Nauplia.

DSC_0744

 

DSC_0743

  • 2089
  • 0
  • 2

Como luz de inverno

DSC_1353

Estas últimas semanas han sido muy peculiares. He conocido a muchas personas, he hecho lo que más disfruto frente a multitudes, he construido, he convivido, explorado y he vivido sin tomarle importancia al ayer o al mañana.

La vi entre la multitud, como estrella reflejada sobre el mar. Sus rizos bañados en oro y verla sonreír me iluminaron con su luz.

Últimamente he sentido la necesidad de viajar y de explorar de nuevo, de conocer gente y de perderme en lugares desconocidos. Dicen por allí que una vez vives fuera de tu realidad, nunca vuelves a la normalidad. Las ideas y las experiencias estiran la mente y esta jamás vuelve a su estado original.

Me intente resistir a su calor pero fue imposible, su intensa luz encandilaba mi razón. Me gustaría que otra vez la ilusión rozara su corazón.

Peleo con la adaptación hedónica todos los días. Trato de combatir la rutina y las familiaridades del día con actividades que me hagan crecer. Estudio coreano al menos 1 hora al día, avanzo en los libros que actualmente estoy leyendo, sigo el curso de enseñanza del idioma español en Coursera, me pongo al día en temas científicos, escribo canciones, escribo en el blog…etc. No me gusta sentir que hoy se absolutamente lo mismo que ayer. ¡Tengo que avanzar!

Mírame y la alborada de mañana sera tuya. Con tus cabellos grabaré en dorado nuestros nombres, fijos en el resplandor del amanecer.

“Lo convoco y así aparece. Como lo imagino, así se vuelve”. Al fin pude entender esa frase. El poder de nuestra mente y deseo de realizar algo es mas poderoso de lo que creemos. Siempre he dicho, haz lo que amas, nunca dejes nada a medias y lo demás vendrá detrás, sin necesidad de que lo esperes. Recuerda, la caída libre aguarda a los valientes.

¡Ven! Montemos las nubes juntos mientras la oscuridad desaparece. Encuéntrame en aquel lugar donde el mar saluda a la tierra y tendrás tu canción, aquella que te prometí cantar…

  • 1218
  • 0
  • 2

Una salida, una carta y un adiós

DSC_1419

Fue un viernes de invierno, lo recuerdo como si hubiese sido ayer. El viento helado nos daba los buenos días acompañado de un cielo despejado y un sol que ya se había cansado de calentar, pero que estaba allí por compromiso. Allí iba yo, caminando hacia la estación 신기역 “Singiyeok” como lo hacía cada mañana, solo que esta vez sabía que era diferente. Era mi ultimo viernes con el equipo completo de la universidad y la escuela. Aunque no era mi ultima clase, pues aun faltaban 2 semanas adicionales, algunos amigos de mi equipo tenían pensado viajar indefinidamente y no les iba a ser posible acompañarme en el ultimo tramo del intercambio.

안녕하세요! Annyeonghaseyo!

– ¡Buenos días! 

– Oh, ¿hablas coreano? ¿De donde eres?

– No, no, para nada. Solo se un par de cosas básicas. Soy de Guatemala, por cierto. 

¿Guatemala? Ohh! Mayas y café! Dicen que el clima es bueno por allá! 

Jaja sí, el café es igual de bueno que el clima. 

– ¿Y que te trae por acá? ¿Quieres una brocheta? ¿Has probado los 꼬치 어묵 “Kkochi Eomuk”? Mira que las estoy empezando a preparar.

Wow, ¡son muchas preguntas! jaja Bueno, dame 3 que casi no he desayunado. Estoy aquí por un intercambio. Vivo a unas cuadras de aquí. 

¿Intercambio? ¿Vas a la universidad entonces? Casi no veo extranjeros por esta parte de Daegu. Sabes, ¡hace muchos años viaje con mi esposa a muchos países! Pensé en quedarme en Japón pero decidí regresar… Ohh como extraño esos tiempos. 

Si, voy a KNU y doy clases de cultura latinoamericana en una escuela por las tardes. ¿Y que países visitaste en esos años? 

“Y-O SE UUN PO-CO D-E ESPAÑOOL”, ¿Que tal? ¿Lo dije bien? jaja visite México hace 15 años. Luego viaje por Europa y el continente asiático y en el 2008 decidí abrir mi negocio, aquí en corea. ¿Te gusta el picante? Toma, ¡aquí hay salsa! 

– Jaja ¡Lo hablas perfecto! 감사합니다 por las brochetas, estaban muy ricas. Aquí esta lo de las 3 brochetas. 

¿Ya te vas? Bueno, antes te recomendaría que te llevaras este té especial. Lo he preparado yo y es tradicional de corea. ¡Se que te va a encantar!  

Mmm… Bueno, por que no. Dame uno. 

– ¡Cuidado que esta caliente! Que tengas un buen día y espero que pases de nuevo por aquí a comer mas brochetas.

 감사합니다! ¡Hasta pronto y gracias de nuevo! 

Después de haber llenado el estomago con 3 brochetas de pescado remojadas en sopa, seguí mi camino a la estación. De vez en cuando suele suceder que algunas personas tratan de entablar una conversación conmigo, ya sea en el tren o en alguna tienda. Cuando son jóvenes pienso que es para practicar su ingles, y cuando son mayores creo que es solo por mera curiosidad. En fin, nos reunimos de nuevo en el mismo lugar, a la misma hora para tomar el mismo tren y así llegar a la escuela. La nostalgia era palpable en el ambiente. Las miradas fijas al suelo y las sonrisas forzadas me recordaban que el final estaba cerca. Fue la clase mas larga que jamas he dado. Lo único que quería era salir y poder compartir una vez mas con aquellas personas que facilitaron mi vida en aquel mundo extraño, aquellos que se volvieron mi familia, y sobretodo, quería volver a ver aquella sonrisa de la mujer con labios sabor a miel.

A eso de las 6, el sol terminaba de bañar con sus rayos la famosa torre de Daegu, inconfundible desde la lejanía de mi ventana del 5to piso de aquel salón que fue mi hogar por un tiempo. La peculiar canción “¡Si! Canción y no timbre”, retumbo por los salones a las 6:00p.m indicando la hora de salida. La cena indicada para la noche era 족발 (Jokbal), que consiste en pata de cerdo cocinada en salsa de soja, acompañada de otros platillos coreanos tradicionales. Caminamos hacia el restaurante, dejando la melancolía atrás, pues esta noche no estaba invitada a cenar. Era la primera vez que probaba 족발 ¡y lo disfrute mucho! Acompañamos la noche con un poco de Soju, opiniones e ideas de como mejorar el programa. Ya pasadas las 9, sabiendo que iba a ser la ultima noche juntos, decidimos ir a un bar a seguir platicando. Encontramos uno en internet y nos dirigimos con determinación a cerrar con broche de oro la noche del viernes.

Después de acabar con el plato de cortesía y de la primera botella de Ron Zacapa Centenario, no me pregunten como pero lo conseguí jaja, una mesera se acerco a nuestra mesa y… ¡Empezó a hablar en español!  Llevaba 1 mes sin escuchar ni utilizar mi querido y adorado idioma. Cuando la escuche fue tan sorprendente que me lleno de regocijo. Era estudiante de español y llevaba 2 años estudiándolo en la universidad. Después de intercambiar contactos para quedar otro día y así ayudarla a practicar, mi equipo decidió ir por la segunda botella. Podrán empezar a imaginar esa mezcolanza de cerveza, soju, ron y tequila. Todo esto siempre acompañado de un par de piezas de pollo para picar. El reloj ya anunciaba la media noche y las historias seguían, de aquellas secretas que solo se cuentan a ciertas personas y se guardan para uno mismo. El ultimo tren de la noche ya había pasado así que no teníamos prisa de irnos, por lo que mi equipo decidió comprar una de Jack Daniels para finalizar. A este punto el mundo ya se movía como si estuviese sobre un trompo que se encuentra a punto de caer. Cuando la razón decidió se esfumo en ciertos amigos, supe que era suficiente. Tomamos nuestras cosas y salimos a buscar los taxis de regreso. La amiga con la que tome el taxi se bajo al cabo de 10 minutos, mientras que yo tuve que esperar un poco mas para llegar a mi casa.

Me baje con el mundo girando a toda velocidad y me dirigí al 7 Eleven mas cercano en búsqueda de cafe, pensando que me iba a ayudar con los síntomas del buen festejar. Con cafe en mano, supe que no podía llegar a mi casa en ese estado. Busque la banca mas cercana envuelto entre los -5ºC que hacia esa noche, me senté a beber mi cafe mientras me perdía en mis pensamientos, pues con el solo hecho de abrir los ojos mi mundo se derrumbaba en tambaleos y terremotos. Allí estaba, acostado en una banca con frío en un pueblo que se encontraba a miles de kilometros de mi país y lo único que tenia en mente era a ella, la mujer con labios sabor a miel. Sabía que ese día ella se iba y que jamas la volvería a ver. Desanimado y con un par de lagrimas en los ojos, me puse de pie y tome el camino final para ir a casa.

– 안녕하세요?

– Buenas noches…..

– Wow! donde estabas? Son las 3 de la mañana… Imagine que te fuiste de fiesta.

-Pues algo así…

– Haha ¡¿estas borracho?!

– Nah, ¡para nada!

– Ja, a mi no me engañas. Vamos por un cafe mejor! 

– De tomar uno vengo y no creo que me haya hecho algún bien. 

– Venga, igual salgamos un rato así se te pasa. 

– OK! 

Esa noche mi hermano Coreano había salido de fiesta así que cuando regrese, el estaba entrando también. Al ver mi aspecto creo que pudo suponer parte de lo que había pasado, pues después de tantas semanas de vivir allí, lo consideraba mi hermano, de aquellos de verdad que casi nunca, o nunca, se pueden encontrar. Salimos por otro cafe y le conté todo. En la misma banca donde me quebré esa noche, me dijo que le enviara un mensaje a ella, que tenia que hacer hasta lo imposible con tal de verla una vez mas. Desesperanzado, le envié medio testamento por mensaje “que por cierto, no me gusta escribir mucho por Whastapp o Line”, y nos sentamos a beber cafe y a esperar. A eso de las 4:30am decidimos volver y en el camino, mi celular brillo con la notificación que esperaba ver. Fue como si toda la energía regresase a mi en un instante y la tristeza se borrara en un abrir y cerrar de ojos. Su avión salía pasado el medio día así que tenia unas horas para descansar e ir a verla a la estación de tren, por ultima vez. Regresamos a la casa y lo primero que hice fue tomar una hoja de papel y mis manos y mi corazón hicieron el resto. Escribía y escribía y el tiempo se detenía pues tenia que ser perfecta porque era la única y la ultima carta, la que esperaba que pudiera recordar siempre.

3 horas después ya me encontraba de pie, tomando un baño con el mundo aun girando pero a menor velocidad. Tome el tren y con el corazón palpitando a mil por hora, pase los próximos 50 minutos pensando y reflexionando en lo que iba a decir. Pues esto es lo malo de viajar. Conoces gente con la que te encariñas y te identificas pero sabes que de la noche a la mañana te tienes que ir y probablemente jamas los volverás a ver. Ese sentimiento de alegría, nostalgia y tristeza es de las cosas que me hacen sentir humano. Llegue a la estación y la vi. Sus tibias manos y su sonrisa me transportaron de nuevo hacia aquel lugar en el que quería estar. Toda tristeza que se había apoderado de cada rincón de mi ser había desaparecido. Solo éramos ella, yo en el anden, escondiendo lagrimas tras sonrisas pues ambos sabíamos que iba a ser la ultima vez que nos íbamos a ver. Después de los 30 minutos dilatados por la poesía del momento, sonó la voz que no queríamos que sonase. La notificación que el tren estaba proximo a llegar. Con los ojos empañados nos despedimos, le di su carta y prometimos volvernos a ver, sabiendo los dos que jamas iba suceder pero lo queríamos creer, al menos en ese momento.

Y así fue como regrese de nuevo a casa para incorporarme a las ultimas semanas de trabajo. Esta vez fue distinto, pues en lugar de sentirme triste y destruido, iba feliz… Pues logre ver esos ojos y sonrisa sincera una vez mas, un recuerdo que guardare siempre, por toda la eternidad.

DSC_1514

  • 1581
  • 0
  • 2