Sueños Perdidos

Un escrito en mí

Luna

Sumergido en el aire frío de la ciudad, camino y veo a una anciana recostada en una pared.

Arropada con un trapo, sosteniendo un plato en su mano temblorosa, mendigando por dinero…

Trata de sonreír pero me hiere infinitamente. Nadie la nota. 

Yo sí, pero paso de largo…

 

Se escucha a una madre llorar. Su mundo ha cambiado pues su único hijo ha muerto,

Le pregunta a Dios: ¿Por qué?

Su hija llora,  ya no puede comer,

Ya no puede dormir… 

 

Una chica obesa entra al restaurante,

Viste exageradamente, con un reloj blanco y un collar azul en su cuello.

El terrible olor de su perfume se impregna en mi nariz,

Desde que entra, es víctima de múltiples burlas y miradas.

Se sienta y sonríe a sí misma, pues va a cenar sola…

Eso la hace aún más hermosa.

 

Cansado de la rutina diaria de esclavitud, salgo y paso por un callejón.

Veo a un perro peleando con un niño por un pedazo de carne que hay en la basura.

El perro me trata de morder, y el niño corre. 

Como desearía tener algo que compartir. 

 

Me siento en una banca y veo un periódico a mi lado.

Mientras leo como almas inocentes fueron despojadas de su vida en esta ciudad asesina, un niño pasa frente a mí, me ofrece lustrarme los zapatos.

Me trago el enojo y me encantaría decirle:

“Mijo, deja de trabajar. ¡Olvida todas las reglas! No existe el miedo en los sueños. Diviértete y encuentra aldeas perdidas en las gotas de lluvia…”

 

Veo a un padre e hijo peleando frente a su casa.

El padre le acaba de comprar un auto por su cumpleaños.

Su hijo lo desprecia y le insulta, pues no era el que él quería.

Veo como los ojos del padre se llenan de tristeza…

 

¿Cuándo dejaremos de decir: “Se tú mismo”, si no sabemos quienes realmente somos?

Deja de decir: “entiendo cómo te sientes”…,

Nadie puede entender cómo se siente otra persona.

 

Veo a una pareja en un hospital.

La esposa acaba de dar a luz a dos gemelas.

Una de ellas muere en el parto mientras la otra esta grave, en intensivo.

El esposo, que apenas se alimenta, le da alientos de esperanza a su devastada esposa.

Se guarda sus lágrimas para el mismo.

Sin dinero, endeudado y con una bebe a punto de morir, los médicos aun osan en sacarle más dinero.

El acepta pues no tiene otra opción.

 

Cae la noche y camino hacia mi hogar.

Con la luna sobre mi cabeza, me sigo preguntando:

¿Alguna vez el ser humano va a cambiar?

¿Cómo seguirá esta triste realidad?

 

Muchos aun oran a un aparato de tortura puesto en la pared. Muchos aun lo llevan en el cuello.

Gente haciéndose rica, vendiendo puñados de fe a cambio de dinero.

Muchos se encierran en ese mundo perfecto de salidas, comida y seguridad,

Otros solo rezan y duermen, pidiendo sobrevivir un amanecer más.

 

Me acuesto, cierro los ojos y pienso:

Todos los días camino acompañado de mi propia sombra.

No soy nadie para criticar a los demás…,

Solo soy un puñado de sueños, espejos, esperanza y humo.

Como luz de inverno

DSC_1353

Estas últimas semanas han sido muy peculiares. He conocido a muchas personas, he hecho lo que más disfruto frente a multitudes, he construido, he convivido, explorado y he vivido sin tomarle importancia al ayer o al mañana.

La vi entre la multitud, como estrella reflejada sobre el mar. Sus rizos bañados en oro y verla sonreír me iluminaron con su luz.

Últimamente he sentido la necesidad de viajar y de explorar de nuevo, de conocer gente y de perderme en lugares desconocidos. Dicen por allí que una vez vives fuera de tu realidad, nunca vuelves a la normalidad. Las ideas y las experiencias estiran la mente y esta jamás vuelve a su estado original.

Me intente resistir a su calor pero fue imposible, su intensa luz encandilaba mi razón. Me gustaría que otra vez la ilusión rozara su corazón.

Peleo con la adaptación hedónica todos los días. Trato de combatir la rutina y las familiaridades del día con actividades que me hagan crecer. Estudio coreano al menos 1 hora al día, avanzo en los libros que actualmente estoy leyendo, sigo el curso de enseñanza del idioma español en Coursera, me pongo al día en temas científicos, escribo canciones, escribo en el blog…etc. No me gusta sentir que hoy se absolutamente lo mismo que ayer. ¡Tengo que avanzar!

Mírame y la alborada de mañana sera tuya. Con tus cabellos grabaré en dorado nuestros nombres, fijos en el resplandor del amanecer.

“Lo convoco y así aparece. Como lo imagino, así se vuelve”. Al fin pude entender esa frase. El poder de nuestra mente y deseo de realizar algo es mas poderoso de lo que creemos. Siempre he dicho, haz lo que amas, nunca dejes nada a medias y lo demás vendrá detrás, sin necesidad de que lo esperes. Recuerda, la caída libre aguarda a los valientes.

¡Ven! Montemos las nubes juntos mientras la oscuridad desaparece. Encuéntrame en aquel lugar donde el mar saluda a la tierra y tendrás tu canción, aquella que te prometí cantar…

Un hasta pronto escondido entre las faldas de un adiós

DSC_1087

Te conocí una noche de diciembre y así como vine a tu vida, hoy me despido, me voy. Quisiera ver junto a ti un nuevo amanecer y encontrar esa canción que te prometí, aquella que juramos cantar juntos los 2. Quisiera poder robarle unos minutos mas al tiempo, solo para sentir la ilusión de eternidad una vez mas. Espero que algún día la ilusión roce tu corazón, ya sea conmigo o sin mi, y yo contigo o sin ti.

Si te sientes sola, solo recuérdame, que aunque no te pueda ver, siempre estaré allí. ¡Gracias! un adios, te quiero, hasta pronto…

P.D: Ya escribí sobre esto pero lo voy a volver a decir. Viajar y vivir no siempre es color rosa, a veces se torna gris, del gris mas oscuro, casi negro. Algunos se desahogan en un bar, otros con amigos, y algunos otros, como yo, escribiendo. Decir adiós nunca es fácil y me temo que el mas difícil de todos esta por venir. Así es la vida, llena de felicidad y melancolía, amores, desgracias, historias, amigos, despedidas y alguna que otra canción.

Mariana

Atardecer Guatemala

Querida Mariana, no es mi intención molestarte pero tu hermana falleció, a manos de alguien queriendo jugar a Dios.

Me gustaba pensar que regresarías pero ya no mas. Mis ojos me traicionaron, pues te vi en aquel lugar y solo pude pensar en lo mal que debías estar.

Querida Mariana, hoy te escribo, pues tu hermano falleció, con un débil susurro se fue, sin poder decir adiós. Y mi corazón se entristece, pero ya no puede seguir así, Mariana querida, eso seria fatal.

Querida Mariana, hoy te vuelvo a escribir pues tu madre falleció, con su ultimo aliento deseo que regresaras pero no te encontró. Solo pidió que al menos la enterraran junto a tu padre, al único que ella amó.

Mi querida Mariana, mi amargo sonreír, como desearía que estuvieras aquí, pero decidiste irte lejos, muy lejos de aquí.

Creo que alguna vez te dije que esperaría por ti, pero ya no mas, no lo puedo soportar. Por primera vez en mi vida, he decidido dejarte ir, pues esto que siento ya no es amor. Solo prometo no cantar de nuevo hasta que el sol se esconda tras tu tumba bajo un triste atardecer.

Mi querida Mariana, hoy te escribo por ultima vez, escuche que falleciste y mi flor se marchitó. Solo se que mi tiempo vendrá y si hay algo mas allá, prometo cantarte y no dejarte nunca mas. Mientras tanto siempre tendré tu imagen, como tatuaje en el corazón, no se podrá borrar.

Mi querida Mariana, como desearía que estuvieras aquí…