Vida

¡Feliz Año Nuevo!

DSC_1187

La cosas aquí del otro lado del charco estuvieron fantásticas. Primero quedamos con las demás estudiantes de intercambio para cenar y esperar hasta la media noche para realizar la cuenta regresiva y así recibir el 2015 de la manera mas alegre posible, pues todos nos encontramos lejos de casa y un poco de calor humano, aunque sea en multitud, nunca esta de mas.

DSC_1176

Ademas de mis compañeras extranjeras, se nos unieron unas amigas coreanas que no tenían planes para el año nuevo, y bajo su recomendación, decidimos cenar pollo con un par de cervezas. ¡Nada mal! En mi caso pues pedí especialmente el pollo con salsa garlic, que hasta el momento ha sido el que mas me ha gustado. Al terminar, aun faltaba bastante para la media noche por lo que decidimos ir al karaoke a pasar los últimos minutos.

DSC_1179

Fuimos al parque donde se haría el conteo, “diabla, ¡no recuerdo el nombre del lugar!”, y vimos los bailes y demás cosas antes de que dieran las 12. A eso de la media noche empezó el conteo, una multitud de gente contando en coreano para finalizar con un Happy New Year mientras soltaban globos en el escenario y media hora después, “no se porque se tardaron tanto”, concluyeron con la quema de fuegos artificiales. Al finalizar el conteo, ¡empezó a nevar! En mi país no tenemos nieve por lo que me emociona cuando nieva.

DSC_1194

Decidimos terminar la noche con una taza de café para luego agarrar el ultimo tren a nuestras casas a eso de la 1:30am.

DSC_1190

¡Feliz año nuevo a todos! Que este 2015 sea fructífero y si en el 2014 no lograste avanzar porque tus piernas y tu corazón ya no podían mas, recuerda que a veces es necesario dar un paso atrás para poder avanzar. ¡Mis mejores deseos para ti!

 

 

  • 1176
  • 0
  • 2

Viviendo entre trenes y canciones

DSC_1069

3 días por semana salgo de la casa, camino 10 minutos a la estación de metro y siempre me encuentro a las mismas señoras ofreciendo café en la calle. “Keopi! Keopi!” me dicen mientras les respondo que no con una sonrisa. Solo yo, mi música y 35 minutos de reflexión. A veces me observan pero pienso que es normal. En Corea no hay muchos extranjeros, y mucho menos en la parte de la ciudad donde yo vivo. En lo poco que llevo, 6 veces me han preguntado de donde soy, tratan de entablar una conversación y ya se pueden imaginar, yo con mi inexistente habilidad de hablar coreano y ellos con su limitado ingles, pero alegra que traten. Llego a la estación destino, camino a la parada de bus y 15 minutos después me encuentro a solo a 20 minutos a pie de la escuela.

DSC_1064

El regreso es lo mismo pero a veces quedamos con algunos amigos a comer y a tomar en el centro de la ciudad. No se si es normal aquí en Corea o solo he tenido suerte pero en lo poco que llevo, 3 amigos me han presentado a su familia y me han invitado a sus casas, como si fuese uno de ellos, sabiendo que soy infinitamente diferente en todos los sentidos. Me sigue pareciendo una cultura interesante, diferente e intrigante. Claro, es normal que existan ciertas cosas que no me gustan pero no soy nadie para venir a quejarme a un país al cual no pertenezco. Simplemente trato de aprender y de ver las cosas que considero “malas” desde otro punto de vista.

DSC_1054

Llego a casa y salen todos a recibirme, siempre. Luego comemos y trato de aplicar las palabras o frases en coreano que aprendí en el día. Siempre me corrigen y me enseñan aun mas. Creo que les preocupa que no me guste la comida pero no se imaginan que si a alguien le gusta probar y comer cosas nuevas, es a mi. Cae la noche y aquí me encuentro, viviendo y aprendiendo de una cultura milenaria.

  • 1195
  • 1
  • 1