Monthly Archives: February 2018

Pensamientos de Café

Cuando creí que mi viaje estaba por terminar. Cuando di por sentado que en dos días estaría en casa, en ese momento, decidí escaparme una ultima vez. Luego de buscar por internet, decidí ir a probar un cafe, curiosamente especial, de un barista muy reconocido aquí en Seul. Su especialidad son los capuchinos de naranja y utiliza granos centroamericanos en su receta. Mientras disfruto de este delicioso y aromático cafe, esta entrada empieza a surgir. Así que, aquí te la dejo:

En este momento siento que viajar, incorporarse a una sociedad y conocer un mundo, que a primera vista es totalmente distinto al nuestro, es algo que toda persona debería de hacer, al menos, una vez en su vida. No es fácil y lo entiendo; pues se necesita tiempo, dinero y algo que te empuje a salir de la zona de confort.

¿Pero como podemos aprovechar nuestro viaje al máximo?

A veces, es totalmente nuestra actitud y mentalidad. Durante mi trayecto, he conocido a muchísimas personas, de distintas partes del mundo y he notado que no es tanto el destino, si no la actitud que tomamos en el viaje. A veces nuestro cuerpo se encuentra a miles de kilómetros pero olvidamos nuestra mente atrás, en casa, en nuestras burbujas cotidianas.

Cada vez que salgo a conocer el mundo, me envuelve algo que me hace sentir más y más completo. Desafortunadamente la adaptación hedónica, la rutina y la conformidad nos encasilla en cuartos mentales, con barrotes de falso bienestar. Creo que al llegar a otro lugar, tenemos la oportunidad de ser nosotros mismos. De escudriñar los rincones de nuestra mente y alma para finalmente dejarnos ir con la corriente. Queremos hacer realidad ese sentimiento de renacer, de apoteosis, y si viajamos con la mentalidad adecuada, podemos hacerlo realidad. De todas mis experiencias, esta ha sido la que más me ha llenado. He logrado explotar al 100% cada minuto y cada oportunidad. Siento que he trascendido, he cambiado. El tiempo se dilató en este viaje con cada experiencia, cada paisaje y aventura. Logré encontrar ese catarsis, esa poesía que se cuenta sola y te permite apreciar las cosas más pequeñas de una forma jamás experimentada. Una vez pones tus pies en un lugar totalmente distinto, dejas atrás la realidad a la cual estas acostumbrada y le das un golpe directo a tu percepción, obligándote a vivir el presente de manera inesperada, olvidando cada prejuicio y familiaridad.

De ahora en adelante quiero seguir sintiendo esa iluminación, quiero vivir con esa sensación de curiosidad que despierta mi mente y me permite apreciar cada cosa que veo, siento, pruebo y experimento. Por el momento siento una mezcla de felicidad y melancolía, pues el fin se acerca y decir adiós nunca es fácil. Dicen que una despedida verdadera siempre deja una parte de ti atrás, esparciendo piezas del rompecabezas que tenemos dentro, en cada persona especial que conocemos en el camino. Ya no me siento parte de algún lugar, ya no más. Me siento como un viajero, peregrino, errante, o como quieras describirlo. Me gusta estar perdido, me gusta saber que siempre hay “algo más” que me dejará extasiado, que me hará reír, llorar y apreciar. Ahora me siento como un ciudadano del mundo, como un ciudadano del planeta tierra. Como dice Jason Silva: “Somos viajeros en búsqueda de significado”

.