Viviendo entre trenes y canciones

DSC_1069

3 días por semana salgo de la casa, camino 10 minutos a la estación de metro y siempre me encuentro a las mismas señoras ofreciendo café en la calle. “Keopi! Keopi!” me dicen mientras les respondo que no con una sonrisa. Solo yo, mi música y 35 minutos de reflexión. A veces me observan pero pienso que es normal. En Corea no hay muchos extranjeros, y mucho menos en la parte de la ciudad donde yo vivo. En lo poco que llevo, 6 veces me han preguntado de donde soy, tratan de entablar una conversación y ya se pueden imaginar, yo con mi inexistente habilidad de hablar coreano y ellos con su limitado ingles, pero alegra que traten. Llego a la estación destino, camino a la parada de bus y 15 minutos después me encuentro a solo a 20 minutos a pie de la escuela.

DSC_1064

El regreso es lo mismo pero a veces quedamos con algunos amigos a comer y a tomar en el centro de la ciudad. No se si es normal aquí en Corea o solo he tenido suerte pero en lo poco que llevo, 3 amigos me han presentado a su familia y me han invitado a sus casas, como si fuese uno de ellos, sabiendo que soy infinitamente diferente en todos los sentidos. Me sigue pareciendo una cultura interesante, diferente e intrigante. Claro, es normal que existan ciertas cosas que no me gustan pero no soy nadie para venir a quejarme a un país al cual no pertenezco. Simplemente trato de aprender y de ver las cosas que considero “malas” desde otro punto de vista.

DSC_1054

Llego a casa y salen todos a recibirme, siempre. Luego comemos y trato de aplicar las palabras o frases en coreano que aprendí en el día. Siempre me corrigen y me enseñan aun mas. Creo que les preocupa que no me guste la comida pero no se imaginan que si a alguien le gusta probar y comer cosas nuevas, es a mi. Cae la noche y aquí me encuentro, viviendo y aprendiendo de una cultura milenaria.

(33 Posts)

One thought on “Viviendo entre trenes y canciones

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *